Las misteriosas luces de Lubbock, 1951

newsletter monstruopedia paranormal
Nombre: Nessie
Dieta: Algas y pequeños peces
Peso: 2-3 toneladas
Altura: 3 / 10 metros
Longitud de cuello: 3 metros
Época: Histórica
Avistamientos hoy: Sí




Ocurrido en agosto de 1951, el avistamiento de las luces de Lubbock es uno de los acontecimientos con más pruebas sólidas que existen, además de ser uno de los fenómenos mediáticos de esa época en el campo de la ufología.

El primer avistamiento y que más credibilidad le ha dado a las luces de Lubbock fue el de tres profesores de la Universidad Tecnológica de Texas. Estos se encontraban sentados en un patio de la universidad la noche del 25 de agosto de 1951, cuando vieron un grupo de 20 a 30 luces. Estas eran igual de brillantes que las estrellas, pero más grandes, recorriendo en cuestión de segundos el cielo. Enseguida desecharon la idea de que fueran meteoritos y, mientras discutían, un segundo grupo de luces confirmó su avistamiento.

Las luces de Lubbock se hacen famosas

El 30 de agosto, Carl Hart Junior, estudiante de primer año de la universidad, tomó cinco fotos del fenómeno desde su patio. Tras revelar el contenido del rollo fue directo al periódico local, el Lubbock Avalanche-Journal, donde fueron publicadas. Enseguida, otros periódicos del país se hicieron ecos de la noticia, dándole una gran publicidad al avistamiento.

lubbock ovni

Ya a finales de septiembre de 1951 los miembros del Blue Book, proyecto designado por la Fuerza Aérea para investigar los informes ovnis, estaba trabajando en el asunto. Tras una larga investigación, anunciaron que las fotos no habían sido manipuladas, pero descartaron que las luces de Lubbock fueran ovnis. Su explicación fue que eran el reflejo de las luces de la calle sobre el plumaje del chorlito, un ave migratoria que pasaba por la ciudad.

Muy pocos creyeron esta explicación y algunos la pusieron a prueba, fotografiando de noche al chorlito, obteniendo fotos demasiado oscuras. Incluso, en 1956, el antiguo jefe del proyecto Blue Book escribió un libro dónde rechazaba dicha explicación. Aunque insistió en que las luces tenían una explicación sencilla, se negó a revelar cuál era. Como de costumbre, un velo de mentiras y desinformación es más conveniente que la verdad descarnada.